lunes, 25 de junio de 2007

ESOS RELAJITOS

Capítulo 2.- El Palito


Otro caso muy lamentable. Dos chicos se disponían a pelear. Dirigiéndose malas palabras por doquier, ensuciando el nombre de sus queridas madres con ofensas difíciles de escribir (cónchale hasta para ofender se usa a las madres, que vaina), en fin, uno de ellos tenía un palo el cual sostenía. Cuando llegaron a estar cerca de mí, el que tenía el palo se disponía a marcharle al otro y me pidió que sostuviera el palo que el tenía, me dijo: “Toma, agárrame eso ahí”, yo por ver el pleito agarré el palo por un extremo, sin pensar si quiera.

El sostenia un extremo del palo, cuando yo agarre el otro lado. El muy “desgraciao” jaló el palo, embarrándome las manos con un desperdicio sólido producido por los seres vivientes como producto final de la digestión, “mierda”. Todos los presentes se rieron a carcajadas de la acción mientras yo con mi mano llena de pupú, iba llorando todo el camino a mi casa pues nadie se me acercaba y solo arrugaban la cara y me decía: “Ay fo, que bajo”.

1 comentario:

Josefina dijo...

Yes, si, la gente es traviesa y le retoza la maldad cuando quieren hacer sufrir a los ingenuos.
Imagino la cara del pobre niño y uno no puede dejar de sonreir, pues como dicen " todos los dias sale un tonto a la calle"
Besos.
JM